EL HOMBRE MÁS FELIZ DEL MUNDO: YO
.
.
...................................Felicidad, qué bonito nombre tienes.
..................................................La Cabra MECÁNICA
.
.
Afirma Epícteto que la felicidad es una decisión.
20 siglos después, estoy de acuerdo:
un hombre que sonríe
boxea con el agua y con el fuego y con el aire y con la tierra
y vuelve victorioso. Vivamente.
Afirma el rock & roll que los milagros
existen. Y eso es cierto porque yo (y tú y él y todos -no dudéis-)
soy uno.
Afirma el cisne de los manicomios: Deseo de ser piel roja.
Belleza de lo rudo, lo salvaje. ¿Qué más decir?
3 cosas, puramente:
amo el amor; seguidme; superadme.
.
Una vagina hay que no penetraré: es la tristeza.
.
***
.
Los poetas se suicidan en verano (¡vaya!, este endecasílabo no parece desafortunado para titular un libro). Sí. Los poetas se suicidan en verano: cambian la contemplación por la acción, la biblioteca por la discoteca, el crepúsculo por el músculo, el ordenador por el bañador, el blablabá! de Neruda por el ohlalá! de la desnuda, la jarcha por la marcha, el poema por la quema... En definitiva: el verso por el universo. No hay mucho que añadir. El estío es la época del silencio, esa otra literatura. Señor de los helados, el que bebe olas o come labios de turistas no tiene tiempo/espacio para la palabra. Ya voy callando. Volveré en otoño. Hasta entonces: ¡mucho amor, mucho sexo, mucha mierda!
.
Firmado: el hombre más feliz del mundo, Óscar Borona.
.

6 comentarios:

Caperucito Lorca dijo...

Esperamos que vuelvas tan ensalitrado como siempre.

Rocío dijo...

Y que el suicidio te abata con su espuma creativa.
Feliz verano.

David Vegue dijo...

Dichosos aquellos para los que no hay invierno ni hay verano, porque siempre es invierno y verano, disfrutándote igual. Suelo declarar que una de mis intenciones en esta vida es llegar a ser el segundo hombre más feliz de este mundo. A lo que suelen preguntarme por qué el segundo hombre. Es gracioso ver que una cosa tan simple llega a resultar tan enigmática. Unas veces lo dejo mejor en el enigma. Otras respondo que dejo ese margen porque siempre puede llegar alguien que sea mejor. La verdad es que digo el segundo porque el primero ya existe. Es fácil ser feliz caminando a tu lado. Es dificilísimo ser más feliz. Es imposible dejar de ser el segundo más feliz. Cuando leo los periódicos abro las páginas directamente por la sección de deportes. A la gente le sorprende esto de un poeta. Es simple: me gustan los deportes. Y además, por si esto fuera poco, porque para ver las mentiras y las tragedias del hombre, prefiero ver sus triunfos y, no ya su belleza, sino -nos bastan, tanta es ésta- sus resúmenes de belleza. De la misma manera, cuando abro el libro de mi memoria me voy directamente a las páginas que están firmadas por ti, o que incluyen tu nombre. Para ver las tragedias del hombre, que también están en mi cabeza, nuevamente, prefiero ver sus triunfos, sus victorias, su belleza, todas ellas cosas que tú eres. Te celebro, Ós, a cada instante. Es un triunfo de la vida que tú y yo vayamos hombro a hombro caminando por el mar, desnudo va el poeta, como aquel día dentro del agua. En la orilla de las orillas te espero, guitarra en mano, con un vaso de rock and roll, para ver a las más hermosas (cada cosa) pasar sabiendo que sólo con quererlo pueden ser nuestras, y podemos hacerlas gozar hasta nueve veces más de lo que nosotros gozamos, en nuestra frenética carrera al paraíso. Con cada nuevo post en tu blog das una nueva justificación a lo que llamo mi corazón. Pero con cada una de las cosas que haces fuera del blog, también. Este verano nadaremos dentro de un cuadro daliniano. Volveremos con el universo resobando en las manos. Como hubiera querido Dalí, y Dios, y tú y yo. Como siempre. Pero más que nunca. Sé que el silencio es lo único invulnerable del poeta. Pero tu silencio es como tener que estar tres meses sin poder hacer el amor. Por suerte para mi, callas para todos, pero yo te tengo cada día diciéndome las cosas más hermosas del mundo al oído, dentro de la cama. A veces me pregunto si debería rectificarme, si no es este motivo suficiente para considerarse el hombre más feliz del planeta. P.D: en verdad pienso, lo digo públicamente, cada vez que te leo, que tengo la fortuna de poder leer cada día al mejor poeta de este tiempo, que es todos los tiempos. Y encima le gozo en la intimidad. Nunca un verso reflejará tanta felicidad. Y si ser feliz es sólo una decisión, tanta decisión sobre la vida.

Víctor Pérez dijo...

Sigue planeando lesiones modelo en nuestra digestión
de flores
varias.
Funde el coche, las balas, los cuerpos,
sigue apuntando
al único
que no ronque.

J. Daniel dijo...

Don hebreo, al igual que al Vegue me complace añadirte a mi blog, para poder leerte a menudo. Con el tiempo, me he dado cuenta de lo mucho que os echo a todos de menos, el leerlos os revive que parece que estáis aquí. Un gran abrazo

mariapahn dijo...

Encontré este blog ahora...que hay vacaciones, bueno, espero que a la vuelta podamos conocernos, mientras tanto leeré lo que no he leido...