SÉ QUE NO LEES POESÍA NI BORRACHA


Sé que no lees poesía ni borracha
y que te suda el coño este soneto,
y, sin embargo, guapa, acepto el reto,
que amar es un gran verbo, y no se tacha.

Sé que te va la acción, triste muchacha,
y, aunque no te lo creas, te prometo
que gana el bardo con el alfabeto
más guerras que el vikingo con el hacha.

A ver si, recitándote al oído,
avivo en ti la literaria llama
y no me matas de prosaico olvido.

A ver si, tras jurarte musa y dama,
te quitas para mí el puto vestido
y mojas con metáforas mi cama.