SÉ QUE NO LEES POESÍA NI BORRACHA


Sé que no lees poesía ni borracha,
que te la trae al pairo este soneto,
y, sin embargo, guapa, acepto el reto,
que el verso del amor, nunca se tacha.

Sé que te va la acción, fiera muchacha,
y, aunque no te lo creas, te prometo
que gana un bardo con el alfabeto
más guerras que el vikingo con el hacha.

A ver si, recitándote al oído,
avivo en ti la literaria llama
y no me matas de prosaico olvido.

A ver si, tras jurarte musa y dama,
te quitas para mí el puto vestido
y mojas con metáforas mi cama.


NO POETRY

Podrías estar allí, donde tú sabes,
haciéndole el amor al universo.

Descamisándote en el Everest.
O, más abajo, dentro de tu alma,
que no reside Dios en las alturas
sino en el centro cárnico del hombre
(o la mujer, no entremos en polémica).

Podrías estar allí, sumando lunas,
aprovechando el tiempo y el espacio
junto a quien te hace palpitar de veras.
O solo, que no está reñido el aire
con los navíos que deambulan libres...

Vibrando con Los Beatles o Los Rolling,
según prefieras, tantra o rock&roll.

Sobre la torre Eiffel, besando pájaros.
Tiñendo tus cabellos de azul mar.
Bailando con los ángeles de Grecia.
O, si no hay presupuesto, que los dólares
no saben de poesía, respirando
a ojos cerrados, como los que sueñan.
Que basta con muy poco para mucho,
que el brillo está al alcance de tus pies...

Podrías estar allí, reinando, coño,
más tú que nadie en el aseo diario,
cantando a grito abierto en la bañera.
Jugando con el sol mientras dibujas
centauros y sirenas en las nubes.
Sembrando hierba fresca en la ciudad
a cada paso peatonal y humilde.
Rompiendo la mandíbula del diablo.
Mordiéndole el trasero a la alegría.

Podrías estar viviendo, así de simple...
Y estás aquí, leyéndome, ¡no jodas!

BLANCANIEVES, VEN ACÁ


Blancanieves, ven acá,
mata a Disney por momentos
y dejémonos de cuentos,
que los niños duermen ya.
No te quiero hacer mamá
pero métete en mi cama.
Que te espero sin pijama
y te voy a rendir culto,
que te invito al reino adulto
y a enseñarte cómo se ama.


EL BESO DE LA MUERTE ENAMORADA

            Cualquier tiempo pasado fue mujer.
                          Javier KRAHE

Estoy jodido porque la belleza
empieza a evaporarse de mis manos:
la piel marchita, los cabellos canos,
ningún verso feliz en la cabeza...

Maldigo envejecer con ligereza,
perder la miel solar de los veranos,
sentir que se aproximan los gusanos
y que nos vence la naturaleza.

Cualquier tiempo pasado fue mujer,
que todo se concentra en el ayer
y no hay mañana, no hay futuro, nada...

Tan sólo resignarse a lo que viene:
la tumba sola, con su mala higiene
y el beso de la muerte enamorada.


SURREALISMO

                 a Fernando Sánchez Arboleda

París de bragas verdes, Miss Europa,
tú que sonríes a los pecadores,
seduces a cantantes y pintores
colgando de la Torre Eiffel la ropa.

París de lunas góticas, galopa
igual que una centaura entre las flores
y toca el culo de los soñadores
que silban en el Sena, verso en popa.

París de gatos locos, qué alegría
ver a los policías con pijama
y a Jesucristo en la cervecería.

París de besos libres, puta y dama,
afirma André Bretón que la poesía,
lo mismo que el amor, se hace en la cama.


LA BELLEZA SERÁ FOLLABLE O NO SERÁ

        a Noé Ortega Quijano

La belleza será convulsa o no será.
André BRETON
La belleza será comestible o no será.
Salvador DALÍ

Un 2x1.
El surrealismo es bello
y verde como el coño de la hierba.
El pan de los valientes.
Satán bajo el diluvio universal.
Un caballo con alas de libélula.
La luna en calzoncillos.
Un rifle en manos de una monja.
Yo, sin embargo,
ni estoy para lirismos imposibles
ni para el blues del blablablá.
Mejor te hago el amor.
Sencillamente.
Ni André Bretón ni Salvador Dalí:
la belleza será follable
o no será.

GRACIAS A DIOS


Gracias
a Dios
no eres sirena
y tienes pies para bailar
y piernas para abrir a los hermosos.
La rosa eléctrica
y el tren que colisiona con el barman.
El whisky con sabor a ira.
Los guantes de boxeo.
La Biblia sin leer.
La luna,
hija del diablo.
La bola de billar número 2,
azul
como la hierba de la Atlántida.
Petrarca en calzoncillos.
El pan
de cada noche, amor.
El manicomio del jinete en llamas.
Y yo, que mataré
por ti
como matan los osos... ¡abrazando!

INMORTAL


Cuando fui niño
empapelé la pared de mi habitación
con dibujos de Mickey Mouse.

Cuando fui adolescente
empapelé la pared de mi habitación
con pósters de Marilyn Monroe.

Cuando fui adulto
empapelé la pared de mi habitación
con versos de Walt Whitman.

Cuando fui viejo
empapelé la pared de mi habitación
con mantras de Buda.

Ahora soy inmortal: la pared es mi rostro.

EL POETA ESTÁ TRISTE


El poeta está triste.

Ama el amor,
el pan
silvestre,
el rock
sin riendas...

Vivir
en la ciudad...
¡y todo para nada!

El poeta está triste:
no hay ascensor,
joder,
       n
       o

       h
       a
       y

       a
       s
       c
       e
       n
       s
       o
       r
       que suba hasta las tetas de la luna.


PIRÁMIDE

Sobre la plaza, el pedestal. Sobre el pedestal, la estatua. Sobre la estatua, la paloma. Sobre la paloma, el cosmos. Sobre el cosmos, Dios. Sobre Dios, el Verbo. Sobre el Verbo, Óscar Borona. Sobre Óscar Borona, un cuerpo de mujer.