GRACIAS A DIOS


Gracias
a Dios
no eres sirena
y tienes pies para bailar
y piernas para abrir a los hermosos.
La rosa eléctrica
y el tren que colisiona con el barman.
El whisky con sabor a ira.
Los guantes de boxeo.
La Biblia sin leer.
La luna,
hija del diablo.
La bola de billar número 2,
azul
como la hierba de la Atlántida.
Petrarca en calzoncillos.
El pan
de cada noche, amor.
El manicomio del jinete en llamas.
Y yo, que mataré
por ti
como matan los osos... ¡abrazando!

INMORTAL


Cuando fui niño
empapelé la pared de mi habitación
con un dibujo de Mickey Mouse.

Cuando fui adolescente
empapelé la pared de mi habitación
con un póster de Marilyn Monroe.

Cuando fui adulto
empapelé la pared de mi habitación
con un retrato de Walt Whitman.

Cuando fui viejo
empapelé la pared de mi habitación
con un grabado de Buda.

Ahora soy inmortal: la pared es mi rostro.

EL POETA ESTÁ TRISTE


El poeta está triste.

Ama el amor
todoterreno, el pan silvestre,
el rock sin riendas del caballo sioux...
Vivir en la ciudad...
¡y todo para nada!

El poeta está triste:
no hay ascensor,
joder,
       n
       o

       h
       a
       y

       a
       s
       c
       e
       n
       s
       o
       r
       que suba hasta las tetas de la luna.


PIRÁMIDE

Sobre la plaza, el pedestal. Sobre el pedestal, la estatua. Sobre la estatua, la paloma. Sobre la paloma, el cosmos. Sobre el cosmos, Dios. Sobre Dios, el Verbo. Sobre el Verbo, Óscar Borona. Sobre Óscar Borona, un cuerpo de mujer.

PÁJARO

Hoy
estoy que trino
de alegría.
Hoy
estoy que como
todas las migajas
del mundo.
Hoy
estoy que abro las alas
y boxeo con las nubes
y me bebo
el sol.
Voy a segar
las flores del mal y a meártelas
en la cara, Baudelaire.
Voy a reírme del infierno
a 8.000 metros de altura.
Voy a tocarle el culo
santo a Dios.
Hoy
estoy más pluma
que bolígrafo.
Hoy
estoy que vuelo
hasta Plutón
y traigo la Poesía.
Hoy
estoy que subo al Amor
y lo bajo a la Tierra
y lo pongo
a tus pies.



GÉNESIS DE UNA VIRGEN

Vestida de valor, se desnudó. Negó la mente. Entró en el manicomio del abrazo. El chico -negros ojos, bíceps rubios- la penetró una y otra vez, con navajazos amables al principio, con cuchilladas rudas al final. Gimió líricamente, igual que una libélula. Por vez primera hizo el amor. Ya nunca morirá. Está salvada. Los místicos -lo mismo que los ácratas- lo saben. Desde aquella noche es una virgen.

SI FUERA SHERIFF

                        a Jesús Cobos Abengoza

Si fuera sheriff,
lanzaría la estrella de mi pecho al cosmos,
abriría las fronteras de América a los extraterrestres
y dejaría caer el puto revólver en un abrevadero,
glub glub.

Con espíritu apache,
me bañaría desnudo en el río sobrenatural del Yo
y me comería un bocadillo de hierba.

Los dioses dan fe de que libertaría a mi caballo,
tras besarlo en la boca y susurrarle al oído:
Eres un pájaro. ¡Vuela, cabrón!

Y, por supuesto, cogería la guitarra
y me adelantaría en casi una centuria a Lennon,
componiendo "Imagine"
con alas de ángel
sobre la rama musculosa y verde de algún árbol milenario.



niego la soledad

niego perro que ladra
como vaso de vodka
en la noche de plomo

niego dios latigado

niego piedra del norte
y vagina sin pez

niego página negra

niego sauce de frío
coronando la nuca
del ahorcado lunar

niego la negación:
soy el macho del SÍ