LEEDME Y CONVERTÍOS EN ÁNGELES


Leedme
y convertíos en ángeles.
Volved al mundo y desplegad las alas.
Vivid cada minuto como si fueseis violinistas locos
dispuestos a incendiar París.
Morded el pan de la alegría.
Pintad un perro y arrojadlo al mar, que lama a las sirenas.
Haced el bien.
Jugad al béisbol con la luna.
Rociad vuestros espíritus sobre la hierba de las discotecas:
¡Bailad, bailad, cabrones!
Y poco más:
amaos por el culo y por la mente,
como aman los grandes.

EL ÁNGEL DE LAS ALAS ROTAS

                              homenaje a Enrique Urquijo

Al pie del diablo, búscame en el bar,
sentado en el rincón de las derrotas,
que soy el ángel de las alas rotas
y, sin morder acohol, no sé volar.

Ayúdame a salir, seca este mar,
patéale las sienes con tus botas
a quien lidera el club de los idiotas,
a ver si a golpes deja de penar.

Nací para el dolor, una putada,
y voy del sufrimiento a la cerveza
lo mismo que el gorrión a la alambrada.

La luna se ha enredado en la maleza
y aquí no hay más que un hombre, polvo, nada,
haciéndole el amor a la tristeza.


LA JUVENTUD NO ESTÀ EN LOS 18


La juventud no está en los 18
ni en salivar la oreja a la más guapa ni en el tupé dorado de James Dean.
No apedreéis el coche policía. No boxeéis con lobos.
La juventud no está en el reggaetón
ni en arrojar naranjas a la luna ni en abrazar con miel rabiosa al diablo.
Lector de vacuidades, viejo amigo:
como todo lo bello, la juventud no está en ninguna parte...
Por eso el que no busca es quien la encuentra.
Por eso tú no has de morir jamás.


EL POEMA DE AMOR


El poema de amor
ha de ser tan sencillo como un vaso de agua.

Ven y dame tu boca.
A la prosa del mundo, verso libre y oasis. Ven y mójate en mí.
Saborea conmigo la pureza verbal. Hidratémonos juntos.
Salivemos belleza...

Ven y lánzate al mar.

El poema de amor
ha de ser tan sencillo como un beso con lengua.

INDOMABLE


Desnúdate, que vas a despeñarte
al leer mis versos sucios e incendiarios,
que vivo para hacer del sexo arte
y muero por un par de orgasmos diarios.

La Venus sin braguitas, mi estandarte,
mi credo, antes que Dios, unos ovarios,
por eso busco amor en cualquier parte
y doy virilidad a cuerpos varios.

Nací para pecar, un mujeriego,
y si no tiene nada de loable,
tampoco pinta mal seguirme el juego.

Acéptame cual soy, un indomable,
y cierra este poema, a piel y fuego,
echándome un polvazo memorable.


LIBRE

Correré por la Gran Vía
en pelotas, con un par,
sin temor a terminar
con el pie en comisaría.
Puro tigre y osadía,
en un plus de rebeldía
besaré a la policía.
Nadie me podrá negar
el placer testicular
de ser libre por un día.

EL TIGRE DEL DESEO, NO LA ROSA 

Voy a negarme a la poeticidad
y a dedicarme a dar besos en prosa,
que el tigre del deseo, no la rosa,
está selvatizando la ciudad.

El verso sucio y la virilidad
son cuanto brindo a la mujer hermosa,
yo, el canto de la mala mariposa
que vuela hacia la puta libertad.

Al fuego de una vida licenciosa
y al triste don de la felicidad,
no aspiran los demonios a otra cosa.

Desnúdate, y abraza mi verdad:
me rindo al sexo, luz maravillosa
y no al amor, esa monstruosidad.

SÉ QUE NO LEES POESÍA NI BORRACHA

Sé que no lees poesía ni borracha
y que te suda el coño este soneto,
y, sin embargo, guapa, acepto el reto,
que amar es un gran verbo, y no se tacha.

Sé que te va la acción, triste muchacha,
y, aunque no te lo creas, te prometo
que gana el bardo con el alfabeto
más guerras que el vikingo con el hacha.

A ver si, recitándote al oído,
avivo en ti la literaria llama
y no me matas de prosaico olvido.

A ver si, tras jurarte musa y dama,
te quitas para mí el puto vestido
y mojas con metáforas mi cama.

NO POETRY

Podrías estar allí, donde tú sabes,
haciéndole el amor al universo.

Descamisándote en el Everest.
O, más abajo, dentro de tu alma,
que no reside Dios en las alturas
sino en el centro cárnico del hombre
(o la mujer, no entremos en polémica).

Podrías estar allí, sumando lunas,
aprovechando el tiempo y el espacio
junto a quien te hace palpitar de veras.
O solo, que no está reñido el aire
con los navíos que deambulan libres...

Vibrando con Los Beatles o Los Rolling,
según prefieras, tantra o rock&roll.

Sobre la torre Eiffel, besando pájaros.
Tiñendo tus cabellos de azul mar.
Bailando con los ángeles de Grecia.
O, si no hay presupuesto, que los dólares
no saben de poesía, respirando
a ojos cerrados, como los que sueñan.
Que basta con muy poco para mucho,
que el brillo está al alcance de tus pies...

Podrías estar allí, reinando, coño,
más tú que nadie en el aseo diario,
cantando a grito abierto en la bañera.
Jugando con el sol mientras dibujas
centauros y sirenas en las nubes.
Sembrando hierba fresca en la ciudad
a cada paso peatonal y humilde.
Rompiendo la mandíbula del diablo.
Mordiéndole el trasero a la alegría.

Podrías estar viviendo, así de simple...
Y estás aquí, leyéndome, ¡no jodas!

BLANCANIEVES, VEN ACÁ


Blancanieves, ven acá,
mata a Disney por momentos
y dejémonos de cuentos,
que los niños duermen ya.
No te quiero hacer mamá
pero métete en mi cama,
que te espero sin pijama.
Bienvenida al reino adulto,
que te voy a rendir culto
y a enseñarte cómo se ama.