ODA A LA NADA

                           a Vicente Gutiérrez Escudero

Un minotauro se masturba en la cabina telefónica
y yo pregunto por el hombre sol

Tic tac

En los jardines látigo de la polvorizable Alejandría
hay una rosa que jamás será de nadie:
es la palabra NUNCA

No temas el mordisco nuclear del perro etcétera
y baila un vals conmigo
                         un vals
                                 un vals

***

Afirma el niño Z
"la destrucción es un hermoso idioma"
y un helicóptero de sal se precipita contra la miel
azul de la pirámide

               ¡Fiesta del NO!

***

Bienaventurado Dios porque no existe

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Bienaventurado yo porque no existo? Gran texto.

Gustavo Adolfo Chaves dijo...

Encontré tus poemas en Afinidades Electivas y ahora me vine a tu blog. Me ha gustado mucho el desenfado y la buena vena de tus poemas. Saludos.

Rocío dijo...

¡Qué blog más bueno!
He leído entre sonrisas "Oda a las vacaciones" y me he relamido con el soneto "Confieso que he bebido", al que Sabina aplaudiría.
Tienes una manera muy fresca de escribir, una fina ironía y muy buen humor.
Volveré

Rocío dijo...

Uffff (léase un suspiro con anegación de lacrimales), el soneto de la librería me lo guardo.
He visto este este blog en rapsodas.blogspot.com, gran descubrimiento del día, sí señor.

--Staurofila-- dijo...

Es difícil comentar un texto así sin que suene tonto... alguna vez alguien escribió eso en mi blog y no lo entendí... hasta hoy.

¡En hora buena!