MUJER
.
.
el reino de los cielos
está de par en par
abierto entre tus piernas
.
nacen en tu cintura
las 2 alas del ángel
.
quiero como puñal
entrar en tus ovarios
y rendirte y salvarme
.
ser en la loba noche
alumno de la aurora
.
quemar contra tu piel
la sábana del mundo
.
abracémonos fuerte
.
mujer tú para mí:
el milagro es posible
en tu carne mortal
.

4 comentarios:

David Vegue dijo...

Gozo somos y, como dejas demostrado, en el gozo nos encontraremos, señor de lo posible. Entre mis piernas tienes 7.000 puertas y para ti siempre estará abierta cualquiera a la que llames, con la mano o con el verso, que, en tu caso, son lo mismo.

Golfo dijo...

El milagro es posible, aunque solo sea un momento. Dios no nos podía haber dejado tan desamparados en este mundo lleno de rabias dolores y decepción. Dejó migas por todos lados y ellí en el fondo puso el mejor pan.
Quizá sabía que se nos lo íbamos a cargar y quiso dejar alguna prueba de lo infinito.

Alberto Bailador Montes dijo...

¡¡Que el milagro seae posible siempre en todas esas carnes mortales!!!

mariapahn dijo...

"...quiero como puñal
entrar en tus ovarios
y rendirte y salvarme"

He de confesar que estos versos me han puesto..., si señor... muy gráficos y muy visuales; supongo que ceder y rendirse para salvar al "asesino de tus ovarios" es una buena causa o, por lo menos, una causa placentera.
Besitos