POEMA PRESOCRÁTICO


En esta noche de contradicciones
felices
en la que Dios
importa menos que Jack Daniel´s
y el cráneo
del buen ajedrecista cae al mar
lo mismo que una avispa muerta,
al tiempo
que ladra Lenny la brujita Kravitz,
qué músculos, cabrón,
a punto de explotar
el alba,
lectores, hijos de la gran, dejadme
adanizar
este poema
y, sin preservativo
y sin amor y sin más nada,
y tan hermoso el universo, oiga,
hacer
un brindis X
en esta habitación
con caries
por la vegetariana que me come
con gula
interminable
la carne genital,
el búfalo viril, la puta polla.





-

2 comentarios:

* Eleanor Dalí ! * dijo...

A mí también me gusta Lenny!
Y soy vegetariana... (jejeje)

Un beso o 2 !

Anónimo dijo...

Mi más sincera enhorabuena. Escribes que matas.

L.R.U.