EL ZEN ESTÁ EN LA UCI



Criatura
que caes en el poema de los mil
espíritus,
adiós y buena suerte,
en una sociedad como la nuestra,
contraria a la oriental
(¿contraria
a la oriental?, qué coños,
más seriedad, no te columpies, genio,
no vivas en la treta literaria
de bendecir
el culo que no tocas:
a día de hoy,
debajo de la máscara
de té, sardina
y gong,
la contaminación del Sol Naciente
-tecnología punta por aquí,
McDonald's por allá-
asfixia
la tradición
más verde y pulmonar
del mundo,
con Buda en coma,
tumbado en una cama de hospital,
decapitada flor
de loto, tigre que despierta), sí,
en una sociedad como la nuestra,
más educada en el placer del vino
que en el placer
del agua,
más adiestrada en la guitarra eléctrica
que en el silencio
artesanal,
más entrenada en la pornografía
que en el amor,
más puta que poeta, en fin,
en una sociedad como la nuestra,
que un hombre
enfermo de metrópoli
(igual que tú o igual que yo) se siente
-stop-
sobre la hierba,
descalzo, al pie de un fresno, junto al río,
a ver
sencillamente el paso de la tarde
gozando la dulzura de la nada,
con naturalidad,
con limpidez,
con lentitud,
no es una práctica cualquiera, no:
es un jodido
milagro.

1 comentario:

Eleanor Smith * dijo...

Adoro lo zen! Adoro tu talento y tu poesía!

Qué magnifico poema Caballero!
Sentí a flor de piel cada palabra!

Un beso o 2 !

Pd: hasta pude sentir el césped sobre mis pies ;)