EL CRISTO DE VELÁZQUEZ



me
persigno
rompo
la
camisa
tatuada
con
el
rostro
de
jim
morrison
empuño
un
hacha
sioux
entro
como
un
atila
en
la
pinacoteca
del
prado
y
le
toco
los
ovarios
al
arte
y
crece
la
hierba
y
talo
el
cristo
de
velázquez
y
lo
tumbo
en
la
pradera
astral
y
le
practico
el
boca
a
boca
y
resucita
el
muy
judío
igual
que
un
rey
o
una
tenca
de
río
o
una
hoja
de
marihuana
y
ya
me
arrastra
de
los
pelos
la
puta
policía
por
atentar
contra
el
otoño
clásico
y
nadie
entiende
nada
salvo
yo
y
el
viento
y
las
hormigas
y
dios
se
caga
en
dios
porque
ha
perdido
a
un
hijo
y
el
redentor
que
pide
un
taxi
y
vuela
hacia
ningún
lugar
y
sonríe
a
los
dráculas
guapos
y
a
las
gárgolas
culonas
y
se
jarrea
a
jb
cola
hasta
abrazarse
a
un
árbol
y
vomitar
palomas
en
la
noche
con
claveles
celtas
de
madrid
mientras
un
servidor
del
verbo
impuro
escupe
este
poema
en
los
sótanos
caníbales
de
la
comisaría

1 comentario:

Eleanor Smith * dijo...

Esta poesía es una obra de arte que debería estar colgada allí en el Museo del Prado!

Querido Caballero: cómo te admiro !!!

Jim Morrison: mi adolescencia fue absolutamente musicalizada x los Doors, Zeppelin, Hendrix y Janis Joplin. Eso que yo no soy de los '60.

Un beso o 2 ***