.
ENCIMA DEL TRAPECIO DEL AMOR


Acércate a la costa este verano,
acércate y admira la fresca redondez de los moluscos
que arriban a la arena milenaria, acércate, corónate de sal,
empuña el corazón de los bañistas que abrazan el espíritu del agua,
acércate, colúmpiate en el vértigo de la improvisación
y besa así
los labios de la estatua
que posa victoriosa en medio de la plaza con palmeras,
acércate, celebra los días trasparentes lo mismo que delfines libertados,
la limpia claridad de las gaviotas, acércate, no niegues la aventura,
acércate y acepta
y adéntrate en el arco de los jóvenes
hermosos
que gozan en antiguas cabañas de madera, junto al mar,
encima del trapecio del amor.
-

1 comentario:

mariapahn dijo...

¿y quién se va a negar a esta magistral proposición? ¿estás dejando de ser tan oscuro? ¡hay que ver el verano vuelve transparentes hasta a los poetas! jejejeje ¿o ya lo eran?.
Besitos y bienvenido de nuevo, hijo, que nos has tenido "apanyagua" ¡eso no se hace!