NO LO ANOTARÁ EN EL DIARIO
.......................................a Rubén Hernández Sánchez
..............................................en su masturbación
......................................................primera


No tiene barba aún, bigote apenas,
pero batallará espartanamente
contra los asesinos de palomas.
Sobre paredes muertas tatuará
graffitis que celebren el amor.
No beberá más agua en vaso o grifo:
como los limpios bajará a la fuente
o aguardará a que llueva. De mujer
el corazón dos muslos le golpean
y empieza a comprender que tanta luz
ha de venir de lejos, más allá
de la ventana azul, como los pájaros.
Hoy ha perdido por primera vez
caricias en su masculinidad
y no lo anotará en el diario. No
dirá de sí el calor ni la ceniza.
No certificará sobre papel
el nacimiento, la inauguración
del hombre que será a partir de ahora.
Hoy por primera vez ha visto el mar.
Sus ojos ahora son interminables
lo mismo que una escama de sirena
o un pétalo de miel. Ahora descifra
el mundo desde el más alto escalón.
Jamás disociará cuerpo y espíritu.
Oscuras carabelas y ponientes
y máscaras y abismos y demonios
no pueden nada contra la hermosura.
Dios es naturaleza. Dios es músculo.
Jamás estuvo de la salvación
tan cerca. Todo el universo cabe
en su virginidad manoseada.
.

2 comentarios:

Javy Berrocal dijo...

Saludos oh, maestro, jeje. Sí, el otoño, la estación más erótica, me llevará de nuevo a las desnudas calles salmantinas. Espero que este año organices nuevos conciertos a los que podamos ir a meter gritos y más gritos. He escuchado tus canciones, son como siempre acojonantemente 100% borona, aunque le faltó el directo no menos acojonante (guiño). Un abrazo, ya nos veremos.

Javy

P. D. te aconsejo que dentro de mi blog busques algo llamado "El Reino del Ocaso" y me des una pequeña crítica.

mariapahn dijo...

El regreso a merecido la pena... ¡qué bueno! Me ha fascinado este poema de semi púberes y neófitos...

Seguiré paseándome, que aunque el tiempo está ausente en mi vida en la actualidad, dejaré minutos de sueño ¡merecerá la pena!

Besitos